• Inicio
Misión: ¿Qué Hacemos?

El ICIA es una herramienta al servicio del sector agrario, destinado a generar conocimiento y tecnologías orientadas al desarrollo productivo y sostenible de los sistemas agrarios. Se trabaja en nuevos procesos de producción que den respuesta a las demandas técnicas, sociales y económicas mediante la investigación y transferencia de resultados, mejorando la calidad y competitividad del sector.
El marco definitorio de las funciones del ICIA viene determinado por el artículo 4 de la Ley 4/1995, de 27 de marzo, y son las siguientes:
  • Elaborar y ejecutar programas, desarrollar proyectos de investigación y desarrollo tecnológico tendentes a incrementar la competitividad agraria, mejorar la calidad de vida y el aprovechamiento racional de los recursos naturales.
  • Desarrollar la capacidad de generar, introducir y adaptar nuevas tecnologías y su transferencia al sector, sin perjuicio de la competencia que pueda corresponder a otros organismos.
  • Determinar y encauzar las demandas científico-técnicas del sector agrario de Canarias.
  • Apoyar al sector agrario de Canarias mediante la realización de estudios, análisis y dictámenes sobre los productos agrarios, agroalimentarios y medios de producción, y otras acciones que redunde en el conocimiento y mejora de los sistemas de producción y de comercializaciones tanto agrícolas como forestales y ganaderas, sin perjuicio de la competencia que pueda corresponder a otros organismos
  • Exponer, divulgar y conservar especies vegetales de interés científico y agronómico, a través de instalaciones apropiadas.
  • Contribuir a la protección, conservación y mejor conocimiento de los recursos genéticos de las islas mediante los estudios pertinentes, sin perjuicio de la competencia que pueda corresponder a otros Organismos.
  • Formar y perfeccionar especialistas agrarios a través de cursos de alto nivel, sin perjuicio de la competencia que pueda corresponder a otros Organismos.
  • Establecer un programa de becas de formación de personal investigador adecuado a las necesidades del ICIA.
  • Programar y facilitar la formación, la actualización y el reciclaje del personal del ICIA.
  • Colaborar con instituciones docentes y, en especial, con las universidades canarias en la realización de tesis, tesinas y otros trabajos de carácter académico, y con aquellas otras instituciones que realicen actividades de investigación, desarrollo y transferencia tecnológica.
  • Organizar seminarios y cursos científico-técnicos, realizar publicaciones, y cualquier otra actividad relacionada con la difusión de los resultados de la investigación y el desarrollo tecnológico agrario.
  • Apoyar científica y técnicamente a otras instituciones, organismos y entidades de la Comunidad Autónoma de Canarias, a los servicios agrarios de los cabildos insulares y, en especial, a otros organismos de la Consejería pertinente en materia de Agricultura.

Visión: ¿Hacia dónde vamos?

En el ICIA se apuesta y trabaja por mantenerse como el centro de referencia en investigación agraria, impulsor del desarrollo tecnológico y dinamizador de la transferencia de resultados al sector. Nuestra estrecha relación con el mundo científico y académico y con el sector empresarial, así como nuestra posición estratégica en conexión con las administraciones, y con otros organismos públicos de investigación, hacen de nuestro Instituto un organismo dinámico que debe seguir liderando la investigación agraria de Canarias. Asimismo seguiremos apostando por una línea de actuación que tenga en cuenta nuestras singulares condiciones climáticas y de suelo para convertirnos en un referente nacional e internacional en:
  • Producción y mejora vegetal en zonas subtropicales.
  • Control de plagas y enfermedades.
  • Agroecología.
  • Conservación, evaluación y selección de los recursos genéticos agrícolas y ganaderos.
  • Producción de pequeños rumiantes pastos y forrajes en zonas subtropicales.
  • Conocimiento y conservación de la flora autóctona.
  • Eficiencia en la utilización de recursos y materias primas.

Para ello, es fundamental continuar y afianzar los acuerdos y convenios de colaboración con entidades públicos y empresas privadas para desarrollar proyectos de I+D+i, así como abrir fronteras con otros países en mutua colaboración, como se ha venido haciendo con Iberoamérica, Caribe, Mediterráneo, y por supuesto, África.

La planificación de las actividades debe estar en coordinación con las pautas fijadas por el Consejo Asesor, así como las políticas marcadas desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias.

El ICIA ha de ser referente de las empresas e instituciones del sector a la hora de abordar nuevas iniciativas tecnológicas o de gestión avanzada que transmitan una imagen de I+D+i agroalimentaria innovadora y de calidad, tanto dentro como fuera de Canarias. Los ejes en la filosofía de trabajo en este organismo son la eficacia, la participación y la planificación. La comunicación ha de ser abierta, recíproca y continua, en compromiso con la sociedad que lo financia y sostiene, con la práctica continua de la mejora en el desarrollo de sus funciones y el fomento de la cooperación con el entorno geográfico y/o cultural más próximo.

Valores: ¿Cómo lo hacemos?

El ICIA, en su compromiso y vocación de servicio, asume el liderazgo científico-técnico en procesos clave de la agricultura canaria basados en los siguientes valores estratégicos:
  • Sostenibilidad medioambiental: a través del uso racional de los recursos naturales en los sistemas agrarios, profundizando en las medidas conducentes a la sostenibilidad de las actividades, y teniendo en cuenta los valores medioambientales y la protección de la biodiversidad con la potenciación de líneas de agricultura y ganadería respetuosa con el medio ambiente.
  • Calidad y competitividad agroalimentaria: se favorecen acciones destinadas a mejorar la calidad y la competitividad de las producciones agrarias y alimentarias frente a las cambiantes demandas del mercado, y búsqueda de productos agrícolas o ganaderos nuevos o tradicionales que ocupen nichos de la demanda de interés económico o social.
  • Prevención y control sanitario: se optimizan técnicas de detección y control para hacer frente a la presencia y constante introducción de nuevas plagas, enfermedades y epizootias que afectan o pueden afectar a la agricultura, ganadería o al medio natural de las islas.
  • Calidad científica y transferencia tecnológica: se potencia el papel del ICIA, en la formación a especialistas, incrementando la divulgación de conocimientos e innovación en el sector agrario.